Epidural: Paso a Paso

Tomar la Decisión de tener una Epidural

Si estás en el hospital y te gustaría tener una epidural, probablemente tendrás una consulta con el anestesiólogo o la enfermera anestesista antes de una epidural. Esta es una oportunidad para ellos para obtener un completo historial médico, incluyendo las alergias de medicamentos, las anteriores reacciones a la anestesia y la historia de tu familia. Éste es también el tiempo para explicar el procedimiento y lo que se debe esperar.

También tendrás la oportunidad de hacer preguntas sobre el procedimiento, lo que se siente, lo que no se siente y los riesgos potenciales para ti, tu bebé y el trabajo de parto. A esto se le llama consentimiento informado y debe ocurrir con cada decisión médica que se hace. Recuerda que debes utilizar tu cerebro (conocer los beneficios, los riesgos, las alternativas, usar tu intuición, etc.). Una vez que todo esto haya terminado, por lo general se da algún tiempo para tomar la decisión a solas con el apoyo de otras personas.

Prepararse para la Epidural

Una vez que se ha tomado la decisión de tener una epidural y el equipo de anestesia ha revisado tu historial clínico por completo, hay algunas cosas que tienen que ocurrir antes de que sea seguro obtener una epidural.

Tendrás una extracción de sangre, en caso de que no se haya señalado anteriormente en esta visita al hospital. También te colocarán suero (IV) para dar al equipo médico el acceso a las venas en caso de emergencia y que se requieren medicamentos. También se utiliza para ayudar a mantenerte hidratada ya que no te será permitido comer o beber con una epidural.

Uno de los procedimientos antes de una epidural es también asegurarse de que estás bien hidratada. Se te darán líquidos, por lo general 1 litro por lo menos, antes de la colocación de la epidural. Esto es para ampliar tu volumen de sangre para prevenir que la presión arterial disminuya a niveles muy bajos y dañe o cause el sufrimiento fetal cuando la medicación epidural se ha iniciado.

Se te adjunta a el monitoreo fetal electrónica con anterioridad a la epidural para comprobar el nivel de referencia de la frecuencia cardiaca de tu bebé. Lo más probable es que se continúe con el monitoreo fetal electrónica para asegurarse de que tu bebé está respondiendo bien a los medicamentos de la anestesia epidural.

El Procedimiento Epidural

Una vez que te han preparado para el procedimiento epidural, vendrá el equipo de anestesistas, normalmente se pedirá a todos los demás que se retiren. En algunos hospitales, las enfermeras personales están autorizadas a permanecer en el régimen, pero no tu marido u otros familiares y amigos.

Se te pedirá que asumas una posición que ayude a encontrar al anestesista los hitos de tu cuerpo, los cuales necesita para colocar correctamente la aguja. Esto tal vez se puede conseguir sentada en el borde de la cama y un poco encorvada, sacando la espalda o acostada de lado hecha bolita. La mayoría de las mamás se preocupan mucho x tener que permanecer inmóvil durante las contracciones.

Tu espalda se lava y una inyección de un agente adormecedor se te dará antes de la epidural. Entonces, la aguja epidural se coloca en el espacio epidural alrededor de la médula espinal; una prueba de dosis se administra para asegurar que la epidural se encuentra en el lugar correcto.

Un pequeño catéter se deja en el lugar para hacer llegar los medicamentos continuamente en todo el trabajo de parto. También tendrás tu control de la presión de la sangre cada pocos minutos, continua monitoreo fetal y otros modos de vigilancia para garantizar que reaccionas positivamente con la anestesia. Una vez que estés adormecida, un catéter urinario se te colocará porque no se puede ir al baño.

¿Qué se siente con una Epidural?

Los medicamentos utilizados en la anestesia epidural varían ampliamente. Las cantidades y mezclas, a menudo llamados cócteles epidurales, determinarán en gran medida lo que sientes. En general te sentirás con el cuerpo adormecido. Los diseñadores de tal sustancia se han esmerado a fin de que ya no sientas casi dolor y puedas caminar.

Puedes sentirte completamente adormecida y todavía se sienten las contracciones. O vice versa. Algunas mujeres encuentran que tenían muy poco alivio del dolor, ya sea total o parcialmente, conocido como una ventana. Una ventana es donde tienes una pequeña zona que no está adormecida en absoluto. Esto puede ser simplemente una cuestión de anatomía con tu cuerpo. El anestesista puede ser capaz de ayudarte, o puede que tengas que recurrir a otras medidas de confort o IV de los medicamentos para ayudarte.

Muchas mujeres son capaces de dormir o al menos de descansar con una epidural. Algunas mujeres sienten cuando están teniendo contracciones, pero no siente dolor con la epidural.

Trabajo de Parto con Epidural

Con una epidural seguirás teniendo contracciones. Aunque muchas mujeres experimentan una disminución de su trabajo una vez que la epidural se coloca. Muchos médicos utilizan un medicamento conocido como oxitocina para ayudar a aumentar la velocidad del trabajo o de seguridad.

Serás capaz de moverte en tu cama del hospital, con la ayuda de los demás. Pídele a tu equipo de apoyo que te ayuden a moverte continuamente de un lado a otro, aproximadamente cada media hora. Algunos anestesiólogos también recomiendan esta medicación para una mejor cobertura. Si estás preocupada acerca de cómo moverte con tubos y monitores, pregúntale a tu médico.

Siéntete libre de utilizar almohadas para ayudar a sostener tu cuerpo en ángulos adecuados y para darte apoyo para que te puedas sentar y estar estable.

¿Qué hacer si la Epidural no Funciona?

De vez en cuando la epidural no funciona, por la razón que sea. Puedes tener la opción de la epidural en otro procedimiento. Para muchas mujeres esto funciona, para otras es una opción que simplemente no funciona. Si entras en esta categoría, necesitarás un plan.

Muchas mujeres tratan de utilizar otros medicamentos, como los medicamentos contra el dolor IV para ayudar con el dolor del trabajo de parto.

Esto puede ser un momento en el que tu enfermera y otras personas de apoyo también pueden ayudarte con medicamentos para el alivio del dolor, incluyendo posiciones, masajes, relajación y mucho más.

Riesgos de la Epidural

Las complicaciones que son más comunes pueden incluir:

  • El sufrimiento fetal
  • Mala posición del feto
  • Aumento de la tasa de cesáreas
  • Aumento en el uso de pinzas
  • Fiebre materna

Éstos son relativamente comunes con la epidural, pero las correcciones requieren distintos procedimientos. Parálisis, entumecimiento, lesiones nerviosas y la infección de la madre son realmente raras, pero ocurren.

Recuperación Epidural

Una vez que tengas a tu bebé, el catéter epidural suele ser retirado, después de la reparación de un desgarro o tu episiotomía. Si había una cirugía de cesárea, puedes tardar un poco más. Una vez que el catéter es retirado, la medicación se suspende. Es posible que sientas hormigueo en las piernas de manera intermitente. La mayoría de las madres son capaces de caminar dentro de un par de horas después de la epidural. Aunque a veces sus piernas se sienten todavía un poco débiles. Esto no es poco frecuente y no indica necesariamente una complicación. Si tienes alguna pregunta, pide hablar con el equipo de anestesia.